Campus del Agua

Editorial

REVISTAS REDAS

 

De los manantiales de Ilión a las modernas fuentes (jurídicas) de las aguas termales

Roberto Bustillo Bolado y Laura Movilla Pateiro


Homero canta en La Ilíada parte del final de una guerra que se prolongó en el tiempo mucho más de lo previsto inicialmente por los atacantes. Pone en verso las últimas semanas de los nueve años que acabó durando la que en principio iba a ser una pretendidamente rápida expedición de castigo de una gran coalición griega (aquea) contra la ciudad de Ilión (Troya), ubicada en las costas de Asia Menor, a las puertas del Mar Negro. Y decimos “parte del final de la guerra”, porque La Ilíada concluye con la muerte en combate y las honras fúnebres de dos de sus protagonistas: Patroclo (lugarteniente y compañero del héroe griego Aquiles) y Héctor (príncipe y héroe troyano). El desenlace de la guerra (con la consabida treta del caballo de madera concebida por Ulises) se va descubriendo poco a poco, posteriormente, en La Odisea.

Leer texto completo (PDF)